La ceguera en el adulto mayor puede ser prevenible

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la mayor parte de las enfermedades que provocan discapacidad visual y ceguera se pueden prevenir o tratar fácilmente, ya que más del 75 % de las causas son evitables. Sin embargo, alrededor de 253 millones de personas en el mundo viven con baja visión o ceguera, aun cuando las estrategias de prevención de ambas discapacidades se encuentran entre las intervenciones más costo-efectivas en la atención de salud.

Las primeras causas de ceguera identificadas en nuestro país son:

  • Los errores de refracción no corregidos
  • Las cataratas
  • El glaucoma
  • La retinopatía diabética
  • Degeneración macular relacionada con la edad
  • Opacidades de la córnea

Después de los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo), que se corrigen en principio con el uso de espejuelos,  la principal causa de ceguera reversible en Cuba es la Catarata que, con la cirugía se puede recuperar totalmente su visión, al menos que el paciente padezca otra enfermad ocular.

Las cirugías de catarata en Cuba se han incrementado en los últimos cinco años a más de 33 mil por millón de habitantes, cifra señalada por la Organización Mundial de la Salud como mínima para combatir la ceguera por esa causa. Estas se realizan mediante técnicas de micro incisiones, sin necesidad de dar puntos con el implante de lentes intraoculares que, le permite a los pacientes una rápida recuperación visual.

En Cuba la principal barrera para el acceso al tratamiento quirúrgico está relacionada con aspectos de educación a la población y a la familia, fundamentalmente en las personas que sobrepasan los 80 años de edad, ancianos que viven solos o personas con patologías crónicas asociadas, que requieren de acompañamiento familiar y atención multidisciplinaria para obtener un buen resultado quirúrgico.

El Glaucoma es la primera causa de ceguera irreversible en el adulto joven. Requiere de un diagnóstico temprano para mejorar su pronóstico. Con frecuencia esta enfermedad ocular es asintomática y la persona no acude a las instituciones de salud, por lo que se diagnostica en estado avanzado. Debido a ello, es fundamental el trabajo en  la atención primaria de salud y la pesquisa de los pacientes con riesgos de padecer glaucoma. Si se detecta precozmente se puede influir mejor en su progresión y evolución, con el tratamiento médico-quirúrgico requerido.

Especial atención debe prestársele también, a las afecciones de la retina y en particular a la Retinopatía Diabética. De ahí la importancia del control de las enfermedades crónicas no transmisibles en la atención primaria de salud, como la Diabetes Mellitus o la Hipertensión Arterial, y la sistematicidad de una consulta anual con el oftalmólogo del área de salud para tratar de prevenir la pérdida de la visión.

La degeneración macular relacionada con la edad, es otra afección de la retina que aparece en general en pacientes con 50 años o más y continúa en aumento  por el envejecimiento acelerado de la población.

Entre otras causas también prevenibles están las opacidades cornéales secundarias a procesos infecciosos o degenerativos y los traumatismos oculares producidos por accidentes laborales, de tránsito o en el hogar y otras más complejas como las  complicaciones de cirugías oculares y enfermedades del sistema nervioso central.

Ante una enfermedad ocular no tratable presenciamos una discapacidad visual. Dicho padecimiento puede limitar a las personas en la realización de tareas cotidianas y afectar su calidad de vida, así como sus posibilidades de interacción con el mundo circundante. La ceguera es la forma más grave de discapacidad visual que reduce al máximo estas posibilidades.

Cuba cuenta, para enfrentar estas enfermedades, con servicios de oftalmología para niños y adultos en todas las provincias y en el municipio especial Isla de la Juventud, con la tecnología y recursos humanos (oftalmólogos, ópticos, optómetras, entre otros) que brindan una cobertura universal y gratuita a toda la población, fundamentalmente en las áreas de salud. Además nuestro país posee un Programa Nacional de Ópticas que da cobertura a todos los municipios.

Si usted tiene más de 50 años y presenta disminución de la visión, ojo rojo o dolor ocular y además padece de alguna enfermedad crónica (Diabetes Mellitus e Hipertensión Arterial) debe acudir a consulta con el oftalmólogo de su área de salud y no auto-medicarse.

La rehabilitación visual permite a las personas con diversos grados de esta discapacidad disfrutar de la vida, alcanzar sus objetivos y participar de manera activa y productiva en la sociedad actual. Pero esta prevención depende en gran medida de la promoción de salud y la percepción de riesgo, así como de una correcta orientación a la población y a los familiares de las personas que viven con alguna de esas discapacidades.

Clasifique el contenido.
[Total: 0 Average: 0]
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *