Buenas prácticas de higiene preservan vidas

Por generaciones, se ha considerado el lavado de manos con agua y jabón como una medida de higiene personal. Durante un siglo, la higiene de la piel, particularmente de las manos, se ha aceptado como un mecanismo primario para controlar la diseminación de agentes infecciosos. La conexión causal entre las manos contaminadas y la transmisión de la enfermedad infecciosa es un fenómeno bien documentado por la ciencia clínica.

Cada 15 de octubre se celebra el Día mundial del Lavado de Manos con el fin de promover la cultura mundial y local de la práctica del lavado de las manos con jabón, destacar la situación relacionada con el lavado de manos de cada país y aumentar la conciencia sobre los beneficios de la higiene de las manos.

La importancia de las manos en la transmisión de las infecciones en el hospital está bien demostrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y puede minimizarse con la higiene apropiada de las manos. El cumplimiento del lavado de manos, sin embargo, frecuentemente es subóptimo. Esto es debido a una variedad de razones, que incluyen: a) falta de lavamanos accesibles y apropiados, b) proporción personal-paciente alta, c) alergias a los productos del lavado de manos, d) conocimiento insuficiente de personal sobre los riesgos y procedimientos, e) tiempo recomendado para el lavado demasiado largo y f) mucho tiempo requerido para el mismo.

Los patógenos asociados con el cuidado de los pacientes pueden recolectarse no sólo de heridas infectadas o supurantes, sino también de áreas frecuentemente colonizadas de la piel intacta y normal del paciente y ser transmitidas a otros pacientes. Las personas con diabetes, los pacientes que tienen diálisis por una falla renal crónica y aquellos con dermatitis crónica tienen tendencia a tener áreas de piel intacta que están colonizadas con Estafilococos aureus. Las batas de los pacientes, los tendidos de las camas, los muebles de la habitación, y otros objetos del entorno inmediato al paciente pueden contaminarse fácilmente con la flora del paciente. Esta contaminación tiende a ser causada por estafilococos o enterococos que son resistentes a la deshidratación.

Tipos de lavado de manos:

Lavado social de las manos: es aquel que se lleva a cabo con agua y jabón, eliminando todo tipo de suciedad visible. El enjuague debe ser abundante y terminará con el secado.

Lavado higiénico de las manos: se hará con agua y jabón, frotado enérgico durante un minuto y enjuague abundante, dejando que corra el agua hacia los codos. Se secarán las manos con paños o papeles estériles, presionado para secar sin fricción. Se utilizará entonces una solución antiséptica. Debe estar durante dos minutos la piel en contacto con el antiséptico antes de la maniobra semicrítica.

Lavado quirúrgico de las manos: se procederá en toda maniobra crítica de cualquiera de las formas que siguen:

  • Cuando se utiliza jabón y al final antiséptico: se lavarán las manos y antebrazos hasta 2 pulgadas arriba del codo con agua y jabón, se utilizará cepillo solo para las uñas. Se enjuagará bien sin dejar residuos de jabón, manteniendo siempre las manos levantadas para que el agua escurra hacia los codos. Se repetirá todo de nuevo para un total de 4 minutos. Se secarán las manos y antebrazos con paños o papel estéril, apretando suavemente sobre la piel (sin restregar), comenzando por las manos y finalizando en el codo. Nunca se regresará a las manos. Se complementará la antisepsia con alguna de las soluciones en uso para las manos y piel del personal.
  • Cuando se utiliza jabón antiséptico (solución) es el mismo procedimiento. En lugar de jabón convencional será el jabón antiséptico y en lugar del antiséptico será una solución 1 en 40 del propio jabón antiséptico diluido en alcohol al 76% v/v. Todo el proceso durará 4 minutos.

Proceso de frotado de las manos

  • Palma con palma.
  • Palma derecha sobre el dorso de mano izquierda y viceversa.
  • Palma con palma intercalando los dedos.4- Dorso de los dedos flexionados para cada mano.
  • Pulgar derecho con la mano izquierda y viceversa.
  • Frotación de la yema de los dedos sobre las palmas.

¿Cuándo es preciso que el personal de atención médica se lave las manos?

  • Antes del contacto con el paciente para protegerlo de los gérmenes dañinos que tiene usted en las manos.
  • Antes de realizar una tarea aséptica
  • Después del riesgo de exposición a líquidos corporales para protegerse y proteger el entorno de atención de salud de gérmenes dañinos del paciente.
  • Después del contacto con el paciente
  • Después del contacto con el entorno del paciente incluso aunque no haya tocado al paciente.

Existen diferentes precauciones que el paciente puede tomar para ayudar a prevenir que se produzcan infecciones dentro del hospital:

  • Lávese las manos con cuidado luego de haber manejado materiales que estén sucios. Esto es de suma importancia luego de haber ido al baño.
  • Dado que usted forma parte de su propio equipo del cuidado de la salud, no se avergüence de recordarle a los médicos y enfermeras que se laven las manos antes de atenderlo.
  • Si utiliza un catéter intravenoso, mantenga la piel debajo y alrededor del vendaje limpio y seco. Comuníquese con la enfermera a la brevedad si el vendaje se afloja o se moja.
  • De la misma forma, si tiene un vendaje sobre una herida, indíquele a la enfermera a la brevedad si éste se afloja o se moja.
  • Si tiene algún tipo de catéter o tubo de drenaje, comuníquele a la enfermera a la brevedad si éste se afloja o se mueve de su posición.
  • Si padece de diabetes, asegúrese de que usted y su médico decidan la mejor manera de controlar su nivel de azúcar en la sangre antes, durante y después de ser internado en el hospital. Los altos niveles de azúcar en la sangre aumentan notablemente el riesgo de infección.
  • Si sufre de sobrepeso, perder peso reducirá el riesgo de infección tras una cirugía.
  • Si es fumador, debería considerar la posibilidad de asistir a un programa de cesación de tabaco. Esto reducirá el riesgo de desarrollar una infección pulmonar mientras se encuentre internado y, a su vez, mejorará su capacidad de rehabilitación luego de la cirugía.
  • Siga con suma atención las indicaciones de su médico para realizar tratamientos respiratorios y levantarse de la cama. ¡No dude en pedir ayuda, consejos o los medicamentos que necesite para controlar el dolor!
  • En lo posible, pídale a familiares y amigos que eviten las visitas al hospital en caso de que ellos tengan algún tipo de enfermedad o no se sientan bien.
  • No dude en hacer cualquier tipo de pregunta respecto a su cuidado ya que esto le ayudará a entender en detalle el plan de tratamiento y los resultados esperados.

La promoción de la higiene de manos ha sido un reto por más de 150 años. La educación en el servicio, folletos informativos, talleres y lecturas, dispensadores automáticos, y un registro de la reacción a las tasas de adherencia se ha asociado con una mejora transitoria. La concientización y la promoción de las prácticas de higiene de manos involucran factores a un nivel individual y del sistema. La implementación de buenos hábitos de higiene, debe volverse parte de la cultura de las personas.

Clasifique el contenido.
[Total: 0 Average: 0]
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *