Trasplante de órganos y tejidos: necesidad terapéutica

El trasplante de órgano y tejido se ha convertido en una necesidad terapéutica para miles de personas en Cuba. Sin ellos, muchos de nuestros pacientes estarían abocados a la muerte o a tratamientos sustitutivos como los de diálisis, los cuales resultan más costosos y con menor calidad de vida.

El crecimiento de pacientes con enfermedades crónicas no trasmisibles y el daño irreversible y terminal de los órganos, ha conllevado a que en estos momentos más de 3000 pacientes se encuentren bajo tratamiento sustitutivos de la función renal, y centenares fallezcan de cirrosis hepáticas con la posibilidad de ser tributarios para la realización de un trasplante.

¿Cómo enfrenta este problema el sistema de Salud Pública desde el programa de trasplante? 

El país cuenta con una organización nacional que coordina la actividad de:

  • 5 centros territoriales que abarcan todo el país.
  • 32 unidades de coordinación de trasplantes, ubicadas en instituciones hospitalarias.
  • 9 centros de trasplante Renal (uno pediátrico).
  • 3 centros de trasplante Hígado (uno pediátrico).
  • Un centro de trasplante Cardíaco.  

Existe una estrecha vinculación entre las diferentes unidades del país que tienen a los receptores en espera del trasplante. Es necesario conocer que existen tres elementos en este proceso:

  • La donación de órganos o tejidos.
  • Los receptores de trasplantes.
  • Los trasplantes.

Estos tres procesos deberán estar articulados y de la atención integral a estos aspectos dependerá el éxito de un programa de donación y trasplantes.

Marco legal.

La ley 41 de la salud pública y la resolución 90 del Ministerio de Salud Pública, permiten el trabajo de los profesionales de la salud en el campo de la donación de órganos y trasplantes. Las resoluciones  número 46 y 857 crean las estructuras administrativas para que los profesionales ejerzan sus actividades en el campo de los trasplantes.

La resolución 223 de mayo 2014, crea las unidades coordinadoras de trasplante a nivel territorial y en los hospitales, definiendo su estructura, composición y funciones.

Proceso de donación de órganos y tejidos.

Para que los trasplantes sean posibles es imprescindible contar con los donantes de órganos. Estos son de dos tipos: donantes de cadáver o donantes vivos. Los trasplantes de donantes cadáver constituyen aproximadamente el 90% de los trasplantes que se realizan a la mayoría de los países.

La donación de órganos o tejidos constituye la principal limitante en el mundo y en nuestro país, para el crecimiento y desarrollo de los programas de trasplantes, necesitando la mayor atención de los administrativos del sistema de salud y de nuestros profesionales por sus implicaciones éticas, sociales y asistenciales.

Es importante destacar que los hospitales con un fuerte programa de donación de órganos y tejidos, con niveles adecuados de diagnóstico de muerte encefálica en las unidades de cuidados intensivos, garantizan un nivel de atención, al paciente grave, de mayor calidad que aquellos que no lo poseen.

Una vez certificado e informado el fallecimiento de un paciente en muerte encefálica, los profesionales de las coordinaciones de trasplantes en unión de los médicos asistenciales, proceden a solicitar el consentimiento familiar para la donación de los órganos y tejidos. De ser positivo se garantiza mediante estudios inmunológicos y clínicos que los órganos y tejidos se asignen a los pacientes pediátricos y adultos que en todo el país esperan por un trasplante.

Proceso de realización de los trasplantes.

Los trasplantes de órganos sólidos de cadáveres son considerados una urgencia médica dentro del proceso asistencial de las instituciones, dada la imposibilidad de prever el momento de aparición de los donantes y el alto grado de mortalidad que tienen los pacientes en las listas de espera.

Los centros donde se realizan trasplantes de órganos están dotados de un equipo de profesionales quirúrgicos y clínicos con experiencia, no solo en la realización de los trasplantes, sino también en el manejo de las complicaciones que presentan este tipo de pacientes.

El programa trabaja con 32 unidades coordinadoras de Donación y Trasplantes, a partir del mes de septiembre del 2016 se activó la Oficina de Coordinación Nacional de Trasplantes unificando en esta estructura los registros de donantes y receptores, las listas de espera para trasplante y realizando la asignación y distribución de órganos y tejidos durante las 24 horas. Se mantienen activos nueve centros de trasplante renal, tres de hígado, uno de corazón, seis de médula ósea  17 de córnea y dos bancos de tejido óseo.

En los últimos cinco  años  se lograron  702 donantes de órganos sólidos, a razón de 130 y 160 donantes por año, para una tasa entre 12 y 14  pmh, donantes de tejidos (corneas) de 300 a 350 por año para una tasa  de 27 a 30 pmh. 

En la actividad de trasplantes se han realizaron 813 trasplantes renales de donante cadáver y 108 de donante vivo, trasplantes de hígado 102,  de medula ósea 160,   trasplante de corazón cinco y  de Córnea  1444.

 En lo que va de año se han logrado 109 donantes de órganos sólidos, 159 trasplantes renales, nueve hepático,  28 de médula ósea,  uno de corazón y 166 de corneas. 

Clasifique el contenido.
[Total: 3 Average: 4.7]

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido