Ministerio de Salud Pública evalúa resultados de trabajo en un año complejo

Con la presencia de Manuel Marrero Cruz, miembro del Buró Político y Primer Ministro de la República, se desarrolló este sábado el balance de trabajo del Ministerio de Salud Pública (Minsap), correspondiente a 2021, donde se analizó lo realizado, las principales deficiencias y las proyecciones para este año.

También estuvieron presentes Gladys Bejerano Portela, contralora general de la República, y Yoel Pérez García, vicejefe del Departamento de Atención al Sector Social del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

José Angel Portal Miranda, ministro de Salud Pública, al presentar el informe dijo que en estos dos años de enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19, el Sistema Nacional de Salud ha afrontado múltiples desafíos, por lo que las lecciones acumuladas en este complejo periodo no pueden ni deben olvidarse.

Señaló que en 2021 el Minsap implementó nuevas medidas sanitarias basadas en evidencias científicas, continuó el perfeccionamiento del protocolo de actuación, así como otros procedimientos clínicos, epidemiológicos y organizativos para el control de la enfermedad.

El inicio del pasado año fue complejo, reconoció, con un aumento de los contagios debido a la entrada al país de la variante delta, que provocó los mayores picos en los meses de julio y agosto. Para septiembre se logró detener el ritmo de casos y en octubre la situación comenzó a ser más favorable.

A principios de diciembre se detectó la variante ómicron del SARS-CoV-2, la cual provocó un ascenso de pacientes en todas las provincias. Aunque precisó, que este aumento ha sido alrededor de 10 veces inferior al experimentado en la mayoría de las naciones, debido al alto nivel de inmunización de la población cubana.

Portal Miranda destacó que en 2021 se mantuvieron las actividades vitales y la cooperación con otros países, en medio de la extrema situación epidemiológica y el recrudecimiento, como nunca antes, del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos a Cuba.

Al analizar el comportamiento de los diferentes indicadores de trabajo, el titular del Minsap mencionó que aumentó el número de defunciones en todos los territorios del país. Detalló que las mayores cifras se reportaron en el grupo etario de 60 años y más, debido, en gran medida, a la pandemia, que también incidió en el incremento de las tasas de mortalidad infantil y materna.

El Ministro expresó que a pesar del trabajo realizado se identificaron deficiencias que impiden el cumplimiento exitoso de los indicadores sanitarios, entre las que se encuentran dificultades organizativas en las instituciones, que repercutieron en la atención de los pacientes.

Además, existieron insuficiencias en el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, vinculadas al inadecuado seguimiento, la inestabilidad en los equipos básicos de Salud y a que no siempre se cumple con los principios aprobados para el ingreso en el hogar.

Como parte del informe, especificó que persisten prolongados tiempos de respuesta ante las emergencias sanitarias, entre otras causas por la insuficiencia en la explotación del transporte sanitario y el bajo coeficiente de disponibilidad técnica.

Otras de las deficiencias identificadas se relacionaron con el control del riesgo reproductivo preconcepcional, los protocolos de seguimiento a la madre y el niño, la gestión hospitalaria que no satisface la demanda, fundamentalmente por las medidas implementadas para el control de la COVID-19, el déficit de recursos médicos, organizativos y el incumplimiento de protocolos en algunos servicios.

El titular de Salud Pública precisó que también incrementaron las faltas y bajas coberturas de medicamentos e insumos médicos con una afectación directa en los servicios de Salud y en la satisfacción de las demandas de la población, lo cual ha incidido negativamente en los indicadores del cuadro de salud.

“Las deficiencias, puntualizó, son aspectos claves para avanzar en el desarrollo del sector y mejorar la calidad de los servicios, darles solución es uno de los tantos retos del Minsap”.

Aun cuando 2021 estuvo signado por enormes desafíos para el Sistema Nacional de Salud, también fue un año de resultados.

Reconoció el diseño, organización e implementación de la estrategia cubana de vacunación contra la COVID-19, que en siete meses permitió aplicar más de 30 millones de dosis de vacunas, una hazaña desde el punto de vista sanitario, social y organizativo en la que participaron más de 100 mil trabajadores de la Salud.

Portal Miranda resaltó la vacunación pediátrica, única de su tipo en el mundo por su concepción y alcance, y gracias a la cual el 97.1 por ciento de los niños cubanos tienen sus tres dosis de vacunas y se encuentran insertados en las actividades escolares con seguridad para su salud.

Mencionó que como parte de la estrategia de vacunación se aprobó en noviembre la aplicación de la dosis de refuerzo en la población mayor de 19 años, y al cierre de marzo de 2022 la habían recibido más de seis millones 250 mil cubanos.

Acerca del Protocolo de actuación para el enfrentamiento a la COVID-19, explicó que se perfeccionó en este periodo, el 99 por ciento de los enfermos se recuperaron y el 85 por ciento de los medicamentos que lo conforman son fruto de la labor de la industria biotecnológica y farmacéutica cubana.

En estos 12 meses de trabajo se fortaleció la red de laboratorios de diagnóstico microbiológico y más de 100 proyectos de investigación continuaron su ejecución, 49 de ellos son ensayos clínicos relacionados con el tratamiento y diagnóstico de la enfermedad.

De igual forma, el Programa Nacional de Inmunización superó el 98 por ciento de cobertura y se mantienen eliminadas la poliomielitis, la difteria, el tétanos del recién nacido, la tosferina, el sarampión, la rubeola y la parotiditis.

Explicó el Ministro que entre los resultados de la actividad de atención médica sobresalen el incremento de las consultas en la Atención Primaria de Salud, se realizaron 12 mil 570 cirugías en edades pediátricas, 64 cirugías cardiovasculares y fueron operados 132 niños con malformaciones congénitas en los centros especializados para la cirugía neonatal.

Favorables indicadores se reportaron en los servicios de rehabilitación, en la producción de medicina natural y tradicional y en la docencia. En este último aspecto acotó que 17 mil 117 profesionales y técnicos de la Salud culminaron los estudios en 2021, además se efectuó la primera graduación del Curso por Encuentro de las nueve carreras universitarias de esa modalidad y aumentó el claustro de profesores e investigadores.

Asimismo, se fortaleció la actividad de ensayos clínicos con la aprobación de nuevas disposiciones y el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos optimizó sus procesos reguladores.

Durante la etapa fue presentada la Primera Encuesta Nacional de Salud y como parte de los programas de control de las enfermedades transmisibles el país se mantuvo libre de zika, chikungunya y fiebre amarilla, apuntó Portal Miranda.

El titular del ramo puntualizó como desafíos de trabajo en 2022:

  • Recuperarse del impacto de la pandemia
  • Avanzar en el desarrollo teniendo en cuenta en las acciones futuras la experiencia acumulada en el enfrentamiento a la COVID-19
  • Atender de forma diferenciada la salud de la población cada vez más envejecida
  • Continuar optimizando los recursos
  • Propiciar el incremento permanente del nivel científico de los profesionales y técnicos.

Estamos conscientes de este será otro año de grandes desafíos y ratificamos el compromiso de continuar perfeccionando lo que no ha salido bien y tributar así a una mayor calidad de los servicios.

Dr. José Angel Portal Miranda

Manuel Marrero Cruz, miembro del Buró Político y Primer Ministro de la República, en las palabras de clausura transmitió el reconocimiento infinito del Partido, el Estado y el Gobierno a los trabajadores de la Salud por el protagonismo demostrado ante la pandemia.

Subrayó que la batalla por salvar vidas ha estado mediada por el recrudecimiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos, el cual ha impactado en todos los sectores de la sociedad, pero de manera sensible en la salud y en la adquisición de recursos para la asistencia médica y la producción de medicamentos.

Ningún gobierno”, señaló, “estaba preparado para el SARS-CoV-2 y en los resultados del país influyeron el Plan para el enfrentamiento a la COVID-19, las diferentes versiones del protocolo de actuación nacional, el papel del personal sanitario y los estudiantes, el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias y el desarrollo de los cinco candidatos vacunales, tres de ellos vacunas”.

Marrero Cruz precisó que entre las prioridades para este año está implementar las experiencias adquiridas con la enfermedad, fortalecer la Atención Primaria de Salud y el programa de medicina natural y tradicional, elevar la preparación y motivación de los jóvenes y continuar perfeccionando y transformando los métodos de trabajo en materia de cuadros.

Clasifique el contenido.
[Total: 1 Average: 5]
Perfil del autor
Lic. Sheila Noda Alonso
Periodista de Agencia Cubana de Noticias

Periodista de la Agencia Cubana de Noticias. Licenciada en Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2020). Colaboradora del sitio web del MINSAP.

Lic. Sheila Noda Alonso

Periodista de la Agencia Cubana de Noticias. Licenciada en Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2020). Colaboradora del sitio web del MINSAP.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido