La nefrología en Cuba: fruto genuino de la Revolución

El segundo jueves de marzo de cada a√Īo se celebra el D√≠a Mundial del Ri√Ī√≥n. Comenz√≥ a desarrollarse a partir del a√Īo 2006, con el objetivo de informar y educar para que se tome conciencia de la importancia de mantener la salud renal con estilos de vida saludables evitando as√≠ la enfermedad.

La enfermedad renal es ‚Äúinvisible y/o silenciosa‚ÄĚ totalmente asintom√°tica hasta la p√©rdida de un 80-90% de la funci√≥n renal, tal es el caso que el 90% de las personas que presentan esta condici√≥n desconocen que la tienen. Es provocada en m√°s del 50% de los casos por el no control adecuado de la diabetes y la hipertensi√≥n. Una de cada 4 mujeres y 1 de cada 5 hombres entre los 65 y 74 a√Īos de edad, padecen afecciones renales, mientras que, al menos un 50 % de la poblaci√≥n mayor de 75 a√Īos presenta alg√ļn nivel de da√Īo renal.

Su diagn√≥stico es sencillo, por m√©todos de laboratorio disponibles, simples y econ√≥micos: medici√≥n de la perdida de prote√≠na en la orina (marcador de da√Īo renal), y la medici√≥n de la concentraci√≥n de creatinina en suero sangu√≠neo.

Siempre es tratable y pude ser controlada en la inmensa mayoría de los pacientes. Solo una minoría de toda la población (0.1-0.3%) llegan a necesitar de diálisis peritoneal, hemodiálisis o trasplante renal, métodos en los cuales a nivel mundial se estima viven más de 3 millones de personas.

El trasplante es la mejor opción terapéutica, pero requiere de una sólida organización e infraestructura, con equipos médicos multidisciplinarios muy especializados. La disponibilidad de la donación altruista de órganos es su principal limitación.

La Organización Mundial de la Salud busca alcanzar una Cobertura universal de salud en general y renal en particular. En este 2020, se insiste en la necesidad de alcanzar salud renal para todos en todas partes desde la prevención, primaria, secundaria y terciaria hasta la detección y el acceso equitativo a la atención médica.

Sistema Nacional de Salud en Cuba

Nuestro Estado desde 1959 asumi√≥ los gastos en salud para garantizar justicia con equidad, en 1970 cre√≥ un Sistema Nacional de Salud, (SNS) √ļnico e integral, consolidado en 1984 en el modelo conceptual cubano del ‚Äúm√©dico y enfermera de la familia‚ÄĚ en perfeccionamiento continuo y base de un programa eficaz de detecci√≥n selectiva de pacientes con enfermedades renales.

Cuba cuenta con la infraestructura tecnológica, métodos diagnósticos y tratamiento, dentro del Cuadro Básico de Medicamentos del País y de producción nacional. Además se tienen los productos esenciales para el control de la diabetes mellitus, la hipertensión, y otros cardio-nefro-protectores como las estatinas o biopreparados como la eritropoyetina recombinante humana.

La nefrolog√≠a en Cuba es fruto genuino de la Revoluci√≥n victoriosa en enero de hace 62 a√Īos. En 1966 se fund√≥ el Instituto Nacional de Nefrolog√≠a, como cuna y alma mater de esta especialidad. En 1970 abri√≥ la era de los trasplantes de √≥rganos en el pa√≠s al realizarse el primer caso exitoso.

Los recursos humanos nefrológicos garantizan los cuidados renales en todo el país y desde la Atención Primaria de Salud, ofreciendo interconsultas especializadas, hasta los métodos de diálisis y trasplante renal.

Las principales fortalezas están dadas por un cuadro de determinantes sociales de país, diferente a los de países pobres y de medianos ingresos, existiendo una intencionalidad para su mejoría local y la voluntad política del Estado y su máxima dirigencia de priorizar el sector de la salud y dentro del mismo, nuestra especialidad.

Est√° demostrado que la mejor estrategia de control de las enfermedades renales es:

  • Estilos de vida saludables
  • Comer bajo de sal, de grasas y dulces
  • No fumar
  • Evitar el sedentarismo
  • Controlar la diabetes y la hipertensi√≥n arterial
  • Efectuarse las pruebas de creatinina y de p√©rdida de prote√≠nas en orina

Es cierto que la enfermedad renal es ‚Äúcom√ļn, da√Īina y tratable‚ÄĚ, pero en Cuba, est√° a su alcance totalmente gratuito su diagn√≥stico y tratamiento oportuno.

Clasifique el contenido.
[Total: 5 Average: 4.6]

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido