Cazando mentiras: The New York Times frente a la ética de la salud cubana

Usando, él sí, el supuesto testimonio de 16 exintegrantes de la Misión Médica Cubana en Venezuela,  Casey apunta a la insólita historia de que los trabajadores cubanos de la salud fueron utilizados para amenazar a pacientes e incluso coercionarlos, negándoles el servicio, si no votaban por Maduro en las elecciones del pasado 2018.

Seg√ļn el Times:

Se usaban muchas tácticas, dijeron los doctores, desde simples recordatorios para votar por el gobierno hasta denegar tratamiento a los simpatizantes de la oposición que tienen enfermedades mortales.

Los médicos cubanos comentaron que se les ordenó ir puerta por puerta en barrios pobres para ofrecer medicinas y advertir a los residentes que se les cortaría el acceso a los servicios médicos si no votaban por Maduro o por sus candidatos.

Muchos dijeron que sus superiores les instruyeron a hacer las mismas amenazas en consultas a puerta cerrada con pacientes que buscaban tratamiento para enfermedades crónicas.

Una exsupervisora cubana indicó que ella y otros trabajadores médicos extranjeros recibieron carnets de votación falsos para participar en una elección. Otra doctora dijo que les ordenaron dar instrucciones precisas sobre el voto a pacientes de edad avanzada cuyas enfermedades los hacían susceptibles a la manipulación.

El avieso reportaje de The New York Times s√≥lo muestra las fotos de dos de los supuestos 16 m√©dicos informantes del periodista (uno viviendo ahora en Chile y otro en Ecuador). Sus √ļnicas otras fuentes de informaci√≥n son el Alcalde opositor de una peque√Īa villa pesquera venezolana y un connotado participante en numerosos planes anticubanos:Jos√© Miguel Vivanco, director del programa para las Am√©ricas de Human Rights Watch.

En un magro ejercicio del periodismo que tanto dice defender, NYTimes se olvida del contraste de fuentes y no entrevista a ning√ļn m√©dico cubano en ejercicio en Venezuela, no habla con ning√ļn paciente, no busca la opini√≥n de la direcci√≥n de la Brigada M√©dica Cubana.

La objetividad no es necesaria cuando el claro objetivo propagand√≠stico es alinearse con las fuerzas retr√≥gadas que en Estados Unidos buscan, por cualquier medio, el cambio de r√©gimen en Venezuela. Las mismas que quieren hacer ver al gobierno de Maduro, apoyado por millones de venezolanos, como un r√©gimen que √ļnicamente se sostiene por el apoyo del mando militar y del gobierno cubano.

Son las mismas fuerzas que promovieron el robo descarado del personal m√©dico cubano por el mundo, con el desfachatado programa de Parole, que ahora Marco Rubio y otros pretenden reactivar, en su feroz y fracasada campa√Īa anticubana.

No es extra√Īo entonces que el Senador Marco Rubio haya salido ayer presuroso a tuitear el trabajo del se√Īor Casey como muestra de la ‚Äúdecisiva influencia cubana en Venezuela‚ÄĚ. O que se cong√©nere Rick Scott haya puesto en su cuenta de Twitter, en espa√Īol e ingl√©s, ‚ÄúUtilizar la medicina como un arma pol√≠tica para intimidar a pacientes para que voten por el dictador de @NicolasMaduro es indignante, inhumano y repugnante. Donde vemos caos e inestabilidad en Am. Latina, tambi√©n vemos las huellas del r√©gimen de Castro. ¬°Esto tiene que terminar!‚ÄĚ.

Lo repugnante y lo que tiene que terminar es la mentira como práctica política y de comunicación en el imperio; lo que tiene que terminar es el pretendido intento desde Washington de imponer sus designios en el resto del mundo.

Ning√ļn verdadero m√©dico cubano niega el servicio y mucho menos arriesga la vida de un paciente para lograr fines pol√≠ticos. No lo hacen en Cuba con los mercenarios financiados por Estados Unidos para intentar destruir a la Revoluci√≥n, ni lo hicieron con los mercenarios que nos invadieron por la Ci√©naga de Zapata en 1961; menos lo har√°n en el extranjero, a donde han acudido decenas de miles a brindar su solidaridad y su conocimiento.

Todo lo contrario, ha sido ejemplar la ejecutoria de los trabajadores de la salud cubanos en decenas de países del mundo, donde han salvado millones de vidas y han curado a otros millones de pacientes. Ninguna otra nación del planeta atiende a tantos pacientes fuera de sus fronteras. Su labor ha sido premiada por gobiernos, parlamentos, ONG y hasta la mismísima Organización Mundial de la Salud.

Desde que comenzó la colaboración médica cubana en Venezuela han trabajado allí más de 140 000 colaboradores de la salud. Gracias a ese esfuerzo, al finalizar el pasado 2018 se efectuaron 127 millones 168 mil consultas médicas en toda la nación sudamericana y a principios del 2019 se incorporaron dos mil nuevos médicos cubanos a la misión Barrio Adentro para fortalecer la atención sanitaria del pueblo venezolano.

En 55 a√Īos, Cuba ha cumplido 600 000 misiones internacionalistas en 164 naciones, en las que han participado m√°s de 400 000 trabajadores de la salud, que en no pocos casos han cumplido esta honrosa tarea en m√°s de una ocasi√≥n.

Flaco favor se hace The New York Times publicando estas piezas de propaganda al estilo gobbeliano. La extensa y admirable misión de los médicos cubanos por el mundo es mucho más poderosa que las groseras mentiras.

Tomado de: Cubadebate

Clasifique el contenido.
[Total: 2 Average: 3]

Karel Barthelemy Aguilar

Hola

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido