Bloqueo estadounidense provoca cuantiosas pérdidas al sector de la salud

Cuba ha enfrentado el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos por casi seis décadas, siendo el sistema de sanciones más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno y que tiene un alto impacto en la salud de la población cubana.

A la mayor de las Antillas se le niega el derecho de adquirir tecnologías, materias primas, reactivos, medios diagnóstico, medicamentos, dispositivos, equipos y piezas de repuesto necesarios para el mejor funcionamiento de su Sistema Nacional de Salud, los cuales tiene que obtenerse en mercados geográficamente lejanos o a través de un tercer país, con un incremento en los costos.

Las tecnologías de procedencia estadounidense o con más de un 10 por ciento de componentes de ese país, no pueden ser adquiridas por la Isla, lo que impacta de forma negativa en la atención a la salud.

En algunos casos, es necesario enviar pacientes al extranjero a un costo mucho mayor que hacer el procedimiento en territorio nacional, si  se contara con la tecnología.

Durante los meses de pandemia, esta política lejos de minimizar su impacto se ha recrudecido hacia niveles sin precedentes, de ahí que el 2020 fuese el año de mayor afectación tanto en número como en ejemplos, por la repercusión que las medidas han tenido en el combate a la COVID-19.

En los meses de abril a diciembre del pasado año, el bloqueo causó pérdidas al sector de la salud en el orden de los 198 millones 348 mil dólares, cifra que representa 38 millones 087 mil 120 más en comparación con lo reportado en el informe anterior (160 millones 260 mil 880).

Mientras que los daños acumulados alcanzan la cifra de 3 mil 272 millones 300 mil dólares desde que comenzó la aplicación de esa política.

A las pérdidas económicas se sumó la campaña para intentar desacreditar y obstaculizar la cooperación médica internacional que Cuba ofrece, sin embargo, no  pudieron evitar la presencia de 57 brigadas del Contingente “Henry Reeve” en 40 países, con más de 4 mil 900 profesionales de la salud.

Más allá de números, nombres.

La donación de mascarillas y kits diagnósticos del empresario chino Jack Ma, fundador de Alibaba Group y la fundación que lleva su nombre, no llegaron a territorio cubano porque su transportista, una empresa estadounidense contratada para hacerlo, declinó a última hora su encomienda bajo el argumento de las regulaciones del bloqueo. A su vez, resultó imposible comprar ventiladores pulmonares a la compañía estadounidense VYAIRE MEDICAL INC.

Asimismo, las compañías suizas IMT MEDICAL AG y ACUTRONIC MEDICAL SYSTEMS AG, líderes mundiales en el desarrollo y la fabricación de estos equipos médicos y que con anterioridad realizaron negocios con Cuba, fueron adquiridas por la compañía VYAIRE MEDICAL INC. y se han visto obligadas a suspender toda relación comercial con la Isla.

Bancos suizos, UBS, Banque Cler y Banco Cantonal de Basilea se negaron a transferir donaciones realizadas a Cuba por las organizaciones de solidaridad helvéticas MediCuba-Suiza y Asociación Suiza-Cuba para apoyar la labor del país contra el SARS-CoV-2. Esas donaciones pretendían recoger fondos para el envío de reactivos, necesarios en los test de diagnóstico, y equipos de protección empleados en el enfrentamiento a la COVID-19.

El proveedor habitual de bolsas de sangre UNFAMED, informó que a la compañía Terumo BCT de Japón, le bloquearon la cuenta bancaria, ya que deben contar con una Licencia Adicional que le permita vender a Cuba productos que no se producen en los Estados Unidos, provocando desabastecimiento.

El banco DBS BANK LTD de la India se negó a recibir documentos de embarque de los proveedores Serum Institute of India Pvt. Ltd, APEX DRUG y RHR MEDICARE, ya que refieren no contar con la Licencia OFAC para operar con Cuba; esta situación afectó el suministro de dos vacunas (BCG y PRS), que forman parte del Programa de Inmunización a niños cubanos, las cuales inmunizan contra cuatro enfermedades: tuberculosis, papera, rubiola y sarampión.

La Agencia Naviera de México S.A. notificó que no hay buques disponibles para recalar en Cuba por las restricciones que impone el bloqueo. Esta situación afectó la entrega de los medicamentos Dipirona y Glibenclamida.

Además, la Aerolínea AVIANCA tampoco acepta mercancías con destino final Cuba, lo que ocasionó un retraso en la entrega del medicamento Valproato, generando las soluciones emergentes gastos superiores a los valores contratados.

La Sociedad Mercantil Importadora y Exportadora de Productos Médicos MEDICuba S.A.contactó a las siete compañías que forman parte de su Cartera de Proveedores solicitando actualizar la documentación para dar continuidad a las relaciones comerciales. Solo ELI LILLY emitió respuesta, rechazando continuar como proveedor de MEDICuba, la cual ha ratificado este 2021.

Asimismo, más de 70 compañías estadounidenses fueron contactadas por MEDICuba para indagar sobre las posibilidades de importar medicamentos, equipos y otros insumos necesarios para el Sistema Nacional de Salud. La gran mayoría no reaccionó y tres respondieron argumentando que no podían establecer vínculos comerciales con entidades cubanas debido al bloqueo.

Entre las compañías que no respondieron a la solicitud se encuentran:

  • JANSEN, filial de JOHNSON & JOHNSON, a la cual se le solicitó el Acetato de Abiraterona, para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración.
  • A PFIZER se le pidió el medicamento Palbociclib, para el tratamiento del cáncer de mama metastásico hormonosensible, así como el Sunitinib, para el tratamiento del carcinoma renal metastásico, y el Crizotinib, para tratar el cáncer de pulmón.
  • Mientras que a NANOSTRING TECHNOLOGIES se le requirió la adquisición de equipamiento con tecnología Illumina, que permite secuenciar el genoma integro de un tumor maligno y definir alteraciones moleculares relacionadas con tratamientos específicos y también se utiliza para el diagnóstico molecular de otras enfermedades.
  • A MERCK SHARP & DOHME (MSD) se le solicitó el Pembrolizumab (Anticuerpo), para el tratamiento del melanoma metastásico, cáncer de pulmón, cáncer de vejiga, linfoma de Hodgkin y otros. También el fármaco Golimumab, que es el medicamento biológico más avanzado para el tratamiento de la artritis reumatoide, artritis psoriásica y espondilitis anquilosante.

Fin del bloqueo contra Cuba, una necesidad reiterada.

En la última votación realizada en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 7 de noviembre de 2019, por vigésimo octava ocasión (28ª) consecutiva desde 1992, Cuba presentó el proyecto de resolución titulado ”Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

El proyecto fue aprobado por 187 votos a favor, solo Estados Unidos, Israel y Brasil votaron en contra, mientras que Ucrania y Colombia se abstuvieron y Moldova se ausentó.

Debido a la situación epidemiológica internacional, el informe previsto para presentarse en 2020 se pospuso para 2021 y su presentación será el próximo 23 de junio.

Clasifique el contenido.
[Total: 10 Average: 4.6]
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido