Recomendaciones para evitar enfermedades digestivas ante eventos climatológicos

Las enfermedades diarreicas agudas (EDA) y otras enfermedades de transmisión digestiva como la hepatitis viral, tienen un comportamiento endémico-epidémico en nuestro país. Los agentes infecciosos causantes de las EDA y las hepatitis “A” se transmiten habitualmente por la vía fecal-oral, es decir, a través de la ingesta de agua o alimentos contaminados con materia fecal, o mediante la contaminación directa de las manos u objetos utilizados diariamente. Esta transmisión es  favorecida en ambientes de intenso calor y frecuentes precipitaciones, condiciones que facilitan el desarrollo de vectores mecánicos como moscas y cucarachas, así como la contaminación de fuentes de agua, no sólo por grandes precipitaciones, sino también por intensas sequías que conllevan al almacenamiento y manipulación inadecuada del preciado líquido.

¿Qué son las diarreas?

Se define como diarrea la deposición, tres o más veces al día (o con una frecuencia mayor que la normal para la persona) de heces sueltas o líquidas. La deposición frecuente de heces formes (de consistencia sólida) no es diarrea, ni tampoco la deposición de heces de consistencia suelta y “pastosa” por bebés amamantados.

Las enfermedades diarreicas son infecciones del tracto digestivo ocasionadas por virus, bacterias o parásitos, cuyo principal síntoma es la diarrea.  La infección se transmite por alimentos o agua de consumo contaminado, o bien de una persona a otra como resultado de una higiene deficiente.

Hoy tenemos un escenario en nuestro país, en cual concomitan el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19, las cálidas temperaturas, las lluvias en contraste con sequía y la circulación y propagación de agentes infecciosos bacterianos (Ej. Shiguella y Salmonella), enterovirus, rotavirus, entre otros, que provocan enfermedades diarreicas agudas. Por lo cual es importante que la población en general comprenda los riesgos potenciales existentes para la ocurrencia de estas enfermedades, en especial en la actual temporada ciclónica.

Las medidas generales de prevención que recomendamos son:

  • Lave bien sus manos con agua segura potabilizada y jabón antes y después de comer, antes de cocinar, después de ir al baño y antes de amamantar.
  • Lave bien las verduras y frutas con abundante agua segura antes de consumirlas y cocinar bien las carnes.
  • No consuma alimentos preparados en la calle o de dudosa procedencia.
  • Use agua segura potabilizada o de red para tomar y lavarse los dientes y si no es potable, hervirla previamente durante 2 a 3 minutos y dejarla enfriar, o colocar de 3 a 4 gotas de hipoclorito de sodio al 1% por cada litro de agua.
  • Mantenga limpios los ambientes para cocinar los alimentos.
  • Lave bien utensilios, para cocinar y todas las partes de los biberones.
  • Lávese siempre las manos antes de amamantar y dar de comer a los niños, antes y después de cambiar los pañales, antes de cocinar y después de ir al baño.
  • Mantenga una adecuada higiene de los baños sanitarios utilizando agua clorada.
  • Use detergentes y desinfectantes para la limpieza.
  • Evite el fecalismo al aire libre.
  • Mantenga tapado correctamente los cestos con desechos de alimento y otros residuos hasta que sean eliminados diariamente.
  • Evite el desorden ambiental.

Algunas medidas clave para tratar las enfermedades diarreicas son:

  • Solución de sales de rehidratación oral (SRO): en caso de no existir deshidratación o de que ésta sea moderada, o fluidos intravenosos en caso de deshidratación severa o estado de shock. Las SRO son una mezcla de agua segura, sal y azúcar, que se absorben en el intestino delgado y reponen rápidamente el agua y los electrolitos perdidos en las heces.
  • Complementos de zinc: los complementos de zinc reducen un 25% la duración de los episodios de diarrea y se asocian con una reducción del 30% del volumen de las heces.
  • Alimentos ricos en nutrientes: el círculo vicioso de la malnutrición y las enfermedades diarreicas puede romperse continuando la administración de alimentos nutritivos —incluida la alimentación exclusiva con leche materna durante los seis primeros meses de vida — durante los episodios de diarrea, y una vez que los niños están sanos.

Por eso, ante la presencia de diarrea es muy importante acudir al centro de salud, en especial si se trata de bebés o niños pequeños, embarazadas y personas con enfermedades crónicas.

Clasifique el contenido.
[Total: 8 Average: 5]
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *