Primero de Mayo: día de júbilo y compromiso para los trabajadores de la salud

El Primero de Mayo ha sido durante muchos años un motivo de regocijo y alegría para el pueblo cubano. Más allá de las banderas en los barrios, los multitudinarios desfiles en parques y avenidas y las típicas congas, la fecha constituye la mayor celebración de los trabajadores, pues ese día se festejan los logros de los diversos sindicatos y deviene un estímulo para el futuro.

A pesar de la pandemia de la COVID-19, el día de hoy no será diferente. Desde los entornos virtuales, ahora convertidos en plazas, se realzará el trabajo realizado en este último año y en especial el de los profesionales del sector de la salud, quienes durante 13 meses no han tenido descanso con el propósito de ganarle la batalla a la contagiosa enfermedad.

Para el doctor Rafael Arocha Rodríguez, especialista de segundo Grado en Medicina Interna del Hospital Miguel Enríquez, la jornada resulta propicia para reconocer nuestras conquistas, y es que este sistema social vela por la vida de todos.

A pesar del férreo bloqueo estadounidense, Cuba ostenta cinco candidatos vacunales para inmunizar a su población y no solo a las élites, en medio de un mundo que se desmorona por el egoísmo y la globalización.

Sobre el quehacer durante estos meses, expresó que la COVID-19 ha significado un reto y la prueba mayor para el personal de la salud y de apoyo, pero también para los pacientes y la familia.

Este último año fue muy duro, agotador en todos los sentidos, porque hemos tenido, y aún tenemos, que buscar continuamente alternativas y crecernos ante las dificultades

Los especialistas en Medicina Interna hemos tenido sobre los hombros una carga asistencial enorme, al ser la primera barrera en los cuerpos de guardia de los hospitales, tanto de pacientes positivos al nuevo coronavirus como con otras patologías.

Aún así, la gran mayoría ha dado su paso al frente para cualquier tarea tanto en el país como en el extranjero, y no hemos defraudado la confianza depositada en el personal médico y paramédico, sino que nos unimos más.

El doctor Rafael fue uno de los primeros colaboradores cubanos que estuvo en China, apenas pocos meses después de reportarse el SARS-CoV-2: “La misión representó una gran experiencia, llegamos a una nación inmensa donde los cubanos nos recibieron con los brazos abiertos, pero también llenos de miedo al que nosotros no éramos ajenos, apenas conocíamos la enfermedad y no podíamos imaginar que tomara el camino de esta pandemia tan extensa.”

Asimismo, el doctor Juan Jesús Luis Alemán, es uno de los más de 4 mil 900 colaboradores que experimentó la posibilidad de enfrentarse al virus desde contextos diferentes, primero como parte de la brigada médica Henry Reeve que estuvo Lombardía y luego en suelo mexicano.

Al decir del especialista en Medicina General Integral, quien ha pertenecido al Contingente médico desde su primera misión en Guatemala y después en Liberia durante la epidemia de ébola, Lombardía fue una experiencia enriquecedora, por ser la primera brigada Henry Reeve que llegaba a Europa, donde se concentraba en aquel momento el epicentro de la pandemia.

Nos unimos al trabajo que realizaba el personal de salud, siempre en función de ayudar y aligerar un poco la carga de trabajo de los nacionales; de la ciudad de Crema nos fuimos con el agradecimiento de su pueblo, producto del trabajo codo a codo para salvar vidas.

Juan Jesús, con 26 años de experiencia como médico y 22 como especialista en MGI, contó que este año su vida dio un giro enorme, pues pasó de la atención propia de un médico de familia a dedicarse por 13 meses consecutivos a la atención a pacientes positivos a la COVID-19.

Por otro lado, de mucho aprendizaje calificó la doctora Ainadis Alfaro Guzmán a este tiempo de enfrentamiento al virus. Ella, a sus 31 años, se convirtió en directora del Policlínico 19 de abril, uno de los dos centros que en la capital asumió la Fase II del ensayo clínico del candidato vacunal Soberana 02.

Ser el primer policlínico escogido para participar en este ensayo representó un reto que implicó muchas horas de preparación por parte de nuestro equipo de trabajo, pues no teníamos experiencia, pero a la vez es un orgullo que nuestra comunidad formara parte.

En estos meses, también se vio involucrada de domingo a domingo en desinfecciones de hogares, controles de foco, ingreso a pacientes en las madrugadas, días de llegar tarde a la casa, de llantos ante el inevitable agotamiento, aunque también insiste en que han sido días de mucha preparación.

No obstante el trabajo realizado, Juan Jesús y Ainadis son de los especialistas cubanos que coinciden en que ser médico es la mejor profesión y que este 1ro de Mayo constituye un día de compromiso y reafirmación, para entre todos controlar el actual rebrote de la pandemia.

Clasifique el contenido.
[Total: 2 Average: 5]
Perfil del autor
Lic. Sheila Noda Alonso
Periodista de Agencia Cubana de Noticias

Periodista de la Agencia Cubana de Noticias. Licenciada en Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2020). Colaboradora del sitio web del MINSAP.

Perfil del autor
Lic. Lorena Chávez Fernández
Periodista de Agencia Cubana de Noticias

Periodista de la Agencia Cubana de Noticias. Licenciada en Periodismo en la Facultad de Lenguas y Comunicación de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz (2018). Colaboradora del sitio web del MINSAP.

  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido