Intervienen autoridades cubanas en Conferencia de ministros de Salud de Iberoamérica

Acerca del enfrentamiento a la crisis mundial generada por la pandemia de la COVID-19 y los retos que representa para los sistemas sanitarios en la región, autoridades de salud de Cuba intervinieron este jueves, de manera virtual, en la XVI Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Salud.

La doctora Regla Angulo Pardo, viceministra de Salud, al debatir sobre uno de los ejes principales: acción iberoamericana en el ámbito de la cooperación y acción colectiva, ratificó que solo la labor conjunta de los países y sus gobiernos, sustentada en el respeto, la solidaridad y la cooperación, garantizará el éxito de esta batalla y protegerá el planeta de situaciones similares.

Detalló que Cuba tiene 58 años de experiencia en la cooperación Sur-Sur, la cual es parte de la política exterior, y la primera ayuda médica en situaciones de emergencia se remonta a 1960, cuando ocurrió un terremoto de gran magnitud en Chile.

El 23 de mayo de 1963 una brigada prestó sus servicios en Argelia y la fecha quedó establecida como el inicio de la colaboración médica internacional, que durante la década del 70 y hasta el 90 se incrementó en América Latina, África y Asia.

Entre los hitos de esta colaboración mencionó que se encuentran la creación de la Escuela Latinoamericana de Medicina (1999), la Operación Milagro (2004), el Estudio Psicosocial y Clínico Genético (2007) y el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve” (2005).

La viceministra señaló que en casi dos años de enfrentamiento a la pandemia, 57 brigadas integradas por cuatro mil 982 trabajadores de la salud han apoyado el combate en 41 territorios de América Latina y el Caribe, África y Europa. Mientras que durante los 58 años de cooperación Sur-Sur unos 450 mil profesionales han estado presentes en alrededor de 160 países.

A pesar de ser una nación pobre y bloqueada por el gobierno de los Estados Unidos, Cuba no ha dejado de brindar ayuda a quienes la solicitan, gracias a los principios que sustentan el Sistema Nacional de Salud, con una sólida base preventiva y científica. También hemos sido beneficiados con la ayuda internacional y agradecemos en nombre de nuestro pueblo y gobierno.

Otra de las temáticas abordadas en la Conferencia fue ciencia, innovación y emprendimiento para la recuperación y la mejora de los sistemas de salud. Al respecto, la doctora Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, dijo que todos hemos visto crecer el espacio de la ciencia en la vida de la sociedad contemporánea, en especial en los últimos dos años.

La experiencia mundial de movilización de los sistemas científicos/tecnológicos, en función del enfrentamiento a la pandemia de coronavirus, además de los resultados positivos aportados, produjo una experiencia valiosa de dirección y gestión de la ciencia, agregó.

En Cuba la ciencia, la tecnología y la innovación, que constituyen pilares de la gestión de gobierno, han sido claves en el plan nacional de enfrentamiento aprobado. Actualmente existen más de mil proyectos de investigación e innovación relacionados con la COVID-19, entre ellos 42 ensayos clínicos para la evaluación de fármacos, lo que ha permitido contar con tres vacunas anti- SARS-CoV-2, y dos candidatos vacunales en fase final de investigación.

De igual forma, puntualizó se han aprobado y ejecutado más de 100 intervenciones sanitarias complejas y estudios clínicos-observacionales, y suman 952 las publicaciones científicas, donde cerca de dos mil científicos y expertos han divulgado resultados relevantes en revistas nacionales e internacionales.

La creación e implementación del Sistema de Gestión de la Epidemia en Cuba representa el primer resultado de la ciencia cubana en la lucha contra la COVID-19, lo que ha contribuido de manera decisiva en el mejoramiento del Sistema de Salud cubano.

Un elemento distintivo, insistió, ha sido la integración con la industria biotecnológica, así como con otras instituciones de investigación, universidades y centros de producción; y la interface Salud-Universidad-Empresa Pública se consolida como modelo de acción integral.

La cooperación de los países y sus gobiernos y la importancia de un sistema gubernamental de gestión de la ciencia y la innovación son lecciones aprendidas durante la pandemia de la COVID-19 y que marcarán la respuesta global ante las futuras emergencias sanitarias.

Clasifique el contenido.
[Total: 2 Average: 4.5]
Perfil del autor
Lic. Sheila Noda Alonso
Periodista de Agencia Cubana de Noticias

Periodista de la Agencia Cubana de Noticias. Licenciada en Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2020). Colaboradora del sitio web del MINSAP.

  •  
  •  
  •  
  •  

Lic. Sheila Noda Alonso

Periodista de la Agencia Cubana de Noticias. Licenciada en Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2020). Colaboradora del sitio web del MINSAP.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido