El Sistema de Salud Cubano en la etapa de recuperación Post COVID-19

El Ministro de Salud Pública, Dr. José Angel Portal Miranda compareció este jueves en la Mesa Redonda para informar sobre la actual situación epidemiológica del país y las acciones que realiza el Sistema de Salud en la etapa de recuperación.

Según refirió el Titular de salud en unos días hará siete meses de que se reportaron los primeros casos de coronavirus en el mundo, y ya son más de cuatro meses los que lleva Cuba en su lucha contra la pandemia de la COVID-19. Las cifras de contagios a nivel global las hemos visto acelerarse cada día, aumentar y están muy lejos de ceder;  y demuestran cuánto trabajo falta aún por realizar a nivel internacional para cortar fuentes de transmisión.

El Ministro ofreció una actualización sobre la situación epidemiológica mundial y señaló que al cierre del día de ayer, los casos en el mundo de covid-19 superan los 15 millones, mientras que la cifra global de fallecidos rebasa los 630.000.

El país más afectado sigue siendo Estados Unidos, con más de 4,1 millones de contagios y más de 146.000 fallecimientos, seguido de Brasil, que supera los 2,2 millones de casos y acumula más de 82.000 muertos, le continúan: India, Rusia, Sudáfrica, Perú, México, y Chile. Entre los primeros ocho países que más casos reportan en el mundo, cinco corresponden a la región de las Américas.

En el caso del continente americano, destacó, que los Estados Unidos de América representa el 48.7% de todos los casos y el 44.8% de todas las muertes de la Región de las Américas. Por otro lado, Brasil representa el 27.1% de todos los casos y el 25.5% de todas las muertes. Combinados, estos dos países representan el 75.8% de todos los casos y el 70.3% de todas las muertes reportadas actualmente en la Región.

En un rápido análisis de estos números es posible comprender que es justamente en el continente americano donde se ubica el epicentro de la pandemia, acorde a las cifras que se han publicado, apuntó Portal Miranda.

Por otra parte, señaló que otros países en Europa levantan alarmas tras la  presencia de nuevos brotes y se han visto obligados en determinadas zonas a adoptar medidas reforzadas de control. Son los jóvenes y asintomáticos los grupos a los cuales más está afectando la COVID-19 en esta nueva oleada. En ese complejo escenario internacional y regional es donde nos encontramos.

Toda esta información es también un llamado a la responsabilidad entre nuestra población, que no debe descuidar las medidas higiénico-sanitarias en ningún momento, ni siquiera en aquellas provincias que transitan ya por la tercera fase. Tal vez ahora más que nunca resulta esencial no actuar con exceso de confianza pues de la responsabilidad y disciplina con que sigamos actuando en todos los escenarios dependerá que podamos mantener bajo control la enfermedad y seguir avanzando con éxito por la nueva normalidad que vive el país.

Al referirse a la situación en el país destacó que Cuba se encuentra en el día 134 de la epidemia. Explicó que continúa el enlentecimiento de la transmisión, pues durante la Epidemia para diagnosticar un caso se estudiaron 96,4 pacientes. En los últimos 14 días para hacer un diagnóstico hubo que estudiar 671 casos. Hasta la fecha el país acumula 237 mil 819 muestras realizadas y con los 4 confirmados ayer, suma la cifra de 2 mil 466 confirmados (1,04%). (21,2 PCR por mil habitantes). Se cuenta con un total de 199 mil 244 Kit rápidos realizados (17,8 Kit rápidos por mil habitantes) y entre los PCR realizados y los Kit rápidos, hemos estudiado 39 por cada 1000 cubanos.

Permanecen  ingresados  para  atención  y  vigilancia  de la  COVID-19, 1 198. (el 22 de abril 10 mil 742). En hospitales 113 pacientes y en centros para sospechosos de menor riesgo 59 para un total de 172. Contactos en centros de aislamiento para vigilancia 313. Viajeros en centros de aislamiento para vigilancia 713. En vigilancia por la Atención Primaria de Salud otras 237 personas.

Atendiendo al sexo se comporta con un discreto predominio de casos en hombre con el 50,45%, en tanto las mujeres aportan el 49,55%. La tasa de incidencia es de 22,01 por 100 mil habitantes. La epidemia en el país mantiene un patrón de casos graves que alcanza el 7%, y de los confirmados, han estado críticos 2,7%. Hasta la fecha han fallecido 87 personas, para una letalidad de 3,5%, de los cuales el 59,8% son hombres (52). En el mes en curso la letalidad es de 0,85% (1 fallecidos/118 casos). El 65,7% de los casos confirmados se produce en pacientes entre 20 y 59 años.

COVID-19. LETALIDAD, SEGÚN MESES. CUBA. 2020

Del total de los casos graves, el 63,8% es mayor de 60 años y el 27% mayor de 80 años. El 81,1% de los fallecidos tienen más de 60 años, de los cuales, 40% tiene más de 80 años. Ya se han recuperado y dados de alta 2 mil 339 pacientes confirmados y dos evacuados (95% recuperados). De los 38 confirmados ingresados (1,5%), 37 (97,4%) mantienen una evolución estable y se reporta un paciente en estado crítico.

Destacó que se han diagnosticado casos en todos los territorios del país, y de ellos 2 mil 424 son cubanos y 42 extranjeros. Se mantienen en este momento sin fuente de infección precisada 116 casos (4,8%) en los que se continúa la investigación epidemiológica y han resultado asintomáticos mil 350 casos, que representa el 54% del total de los confirmados. Específicamente en el mes en curso un 66%.

13 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud se encuentran en la 3ra fase de la 1ra etapa de recuperación post COVID-19. La provincia de Mayabeque se encuentra en la 2da fase y La Habana en la 1ra fase.

Esta es una batalla que todavía continúa latente, que todavía exige el esfuerzo consciente de todos y de cada uno de los cubanos.

La búsqueda activa, el aislamiento preventivo, el diagnóstico oportuno, el tratamiento individualizado y el seguimiento a convalecientes es el conjunto de acciones que ha propiciado el resultado que Cuba puede mostrarle hoy al mundo y a nuestro pueblo, recalcó. Mientras que el incumplimiento de normas, personas trabajando con síntomas respiratorios, demoras en acudir a los servicios de salud, y el incumplimiento del distanciamiento físico, son factores que influyen en el compartimiento de la epidemia en el territorio nacional, alertó el Ministro.

COVID-19. Riesgo. Comportamiento según provincias. (23 de junio – 7 de julio) / (8 – 22 de julio) Cuba.

COVID-19. CONFIRMADOS SEGÚN SEMANAS. CUBA 2020

COVID-19. CONFIRMADOS SEGÚN DÍAS. CUBA 2020

Hasta el momento se han producido en el país 48 eventos de transmisión local, de los cuáles han sido cerrados 44. Se mantienen activos 4 (representa el 8,3% del total de eventos).

  • La Habana: (3 eventos pertenecientes a los municipios Centro Habana (2) en los consejos populares Los Sitios (61 casos) y Colón (25 casos) y el Cerro (1), en el consejo popular Pilar-Atares (27 casos)
  • Artemisa: 1 evento perteneciente al Municipio Bauta, del Área de Salud Pedro Esperón (13 casos). Este evento se produce por violación de las normas de distanciamiento social, por lo que se han intensificado las medidas de control para impedir la ampliación del mismo. Se trabaja en la identificación de casos y contactos para su aislamiento y estudio.

Evento de transmisión local en Bauta:

  • Afectados dos consejos populares (1 y 2)
  • 28 559 persona en cuarentena, en un área de 237 manzanas.
  • 31 manzanas de muy alto riesgo que están en el centro del pueblo.
  • Aisladas 137 personas
  • Estudiadas 703 personas.
  • Recibidos 115 resultados, de los cuales 14 son positivos.

Eventos como este nos confirman que cuando se relajan las medidas y se violan las acciones que han sido diseñadas, cuando la población se confía y se desentiende de los riesgos, podemos llegar a hechos tan lamentables como este, donde la irresponsabilidad de unos pocos ha puesto en riesgo la situación epidemiológica de un área y la salud de las personas que en ella viven.

Yo nunca estaría de acuerdo con alguien que no cuide de su salud, pero ese al menos debe de respetar la salud de los que  lo rodean.

El trabajo común que a diario se continúa realizando para contener la transmisión de la enfermedad en el país no puede verse empañado por sucesos como este.

Durante su intervención el Ministro destacó que el país se comenzó a preparar en todos los ámbitos para enfrentar la COVID-19 desde que se supo que podía constituir una amenaza real, realmente constituyó una prioridad para el Gobierno cubano desde el primer momento enfrentar la epidemia. Como parte de los organismos, el Sistema Nacional de Salud, también se preparó para su enfrentamiento y así ha estado trabajando para esta etapa de recuperación.

Señaló que se ha mantenido durante todo estos meses el trabajo conjunto con todos los organismos, el Buró Político y el Consejo de Ministros.

Al referirse al plan de medidas para la primera etapa de la recuperación, recordó que este se concibió en tres fases, para que transcurriera como un proceso gradual. Y explicó los siguientes aspectos del mismo:

Objetivos de la etapa de recuperación

  • Regresar a la normalidad en la vida del país, de manera gradual y asimétrica.
  • Evitar nuevos brotes de la enfermedad y desarrollar las capacidades para su enfrentamiento.
  • Reducir riesgos y vulnerabilidades.

Indicadores sanitarios para la transición a la primera etapa de la recuperación:

  1. Tasa de incidencia (0.54 – disminuye 24,1%)
  2. Índice reproductivo (0.66)
  3. Casos activos (1.54%) LH (1.59)
  4. Número de casos positivos con fuente de infección conocida en los últimos 15 días (90%)
  5. Eventos de transmisión local (4)

Como es lógico siempre se tendrán en cuenta elementos cualitativos sobre la dispersión de casos y el control.

Medidas sanitarias generales:

  • Prohibir la entrada de trabajadores con síntomas respiratorios a los centros de trabajo, garantizando su remisión a las instituciones de salud con inmediatez.
  • Realizar de manera obligatoria, a la entrada de las instituciones, la desinfección de las manos con hipoclorito de sodio al 0,1% o con solución hidroalcohólica al 70 %.
  • Aplicar de manera obligatoria la desinfección sistemática de las superficies con hipoclorito de sodio al 0,5% o con solución hidroalcohólica al 70%.
  • Mantener, a la entrada de áreas comunes, pasos podálicos en las condiciones higiénicas adecuadas y embebidos en hipoclorito al 0,5 %.
  • Posibilitar y establecer la protección de trabajadores expuestos al contagio en áreas de riesgo.
  • Informar a la autoridad sanitaria sobre el retorno de trabajadores que viajan por asuntos oficiales y provienen de países de alto riesgo de transmisión.
  • Garantizar, en lugares públicos, el distanciamiento físico establecido entre las personas. (No fiestas).
  • Reducir al 50% la capacidad máxima permisible en los ascensores y mantener la higiene en su interior, realizando la limpieza con agua y detergente de todas sus superficies. Al menos una vez al día se deben desinfectar utilizando solución de hipoclorito al 0,5% o alcohol al 70%.
  • Fortalecer los mecanismos de comunicación con los propietarios de las casas de renta donde se hospeden tanto turistas nacionales como extranjeros. Incrementar la exigencia en el cumplimiento de las medidas sanitarias.
  • Establecer que se debe informar con carácter obligatorio si los huéspedes de las casas de renta presentan síntomas respiratorios.
  • Incrementar la vigilancia clínico epidemiológica en todos los hoteles, durante las 24 horas, con la presencia de personal médico, de enfermería y de Higiene y Epidemiología.
  • Establecer el uso obligatorio del nasobuco:
  • FASE 1: Para todas las actividades.
  • FASES 2 y 3: Utilizar solo en lugares públicos donde exista  concentración de personas.

Control Sanitario Internacional: Aislamiento de los viajeros cubanos y extranjeros residentes en Cuba para vigilancia durante 14 días:

  • FASE 1 y 2: En los centros de aislamiento y vigilancia epidemiológica habilitados en todas las provincias. Se realizará PCR al viajero en estas instituciones acorde con el protocolo establecido.
  •  FASE 3: Se realizará la vigilancia epidemiológica en el domicilio del  viajero por el Equipo Básico de Salud de cada Consultorio Médico de la Familia, previa aplicación de pruebas rápidas.

Esta medida requerirá ajustes acorde con la situación epidemiológica nacional e internacional.

Vigilancia epidemiológica:

En las FASES 1, 2 y 3:

  • Mantener la vigilancia y pesquisa activa en la Atención Primaria de Salud dirigida a la búsqueda de pacientes con síntomas respiratorios y otros que pudieran asociarse a la enfermedad.
  • Vigilancia de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) graves.
  • Mantener la consulta diferenciada de las IRA en la Atención Primaria de Salud y en los hospitales, para el ingreso y el tratamiento oportuno de las personas con síntomas respiratorios.
  • Realizar el diagnóstico confirmatorio de la COVID-19 y otros virus respiratorios, mediante la prueba de PCR en tiempo real, en los laboratorios de biología moleculares definidos en el país.

Medidas para la organización de los servicios:

Visitas a pacientes ingresados.

FASES 1 y 2:

  • Continúan suspendidas las visitas y se permite la presencia de un acompañante.

FASE 3:

  • Se restablecerá la visita tres veces a la semana, acorde con las características de cada institución, y se mantendrán los acompañantes de enfermos hospitalizados que así lo requieran.
  • Intensificar las acciones para el fortalecimiento del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia.
  • Reiniciar gradualmente los servicios hospitalarios, estomatológicos, de rehabilitación, consulta externa y otras actividades ambulatorias: FASE 1- 50%     FASE 2- 75%      FASE 3 – 100%

Los especialistas y jefes de servicios definirán el orden de prioridad de los pacientes, teniendo en cuenta los riesgos para la vida, las posibles secuelas y la afectación de funciones vitales.

En todos estos meses, dirigidos por el Partido y el Gobierno, el sistema de salud junto al resto de los organismos, ha hecho un esfuerzo incalculable para hacer lo que correspondía: salvar vidas, no permitir que la atención médica colapsara, desarrollar mejores protocolos de atención y lo hemos logrado.

Ello sin descuidar un sinnúmero de servicios esenciales del sistema, los cuales no podían detenerse, porque de ellos también dependía la vida de las personas.

En estos cuatro meses más de 2 339 (95%) personas se han recuperado en Cuba de la COVID-19. Pero cuántas personas más no han logrado sobrevivir luego de una cirugía de urgencia, de extirpársele un tumor, de ser trasplantados. ¿Cuántos familias, madres y padres han podido disfrutar la felicidad que trae el nacimiento de un niño o niña en casa?

Indicadores de salud entre el 1ro de marzo y el 30 de junio:

Cirugía

  • Total de operaciones: 205 mil 458
  • Total de cirugías mayores: 81 mil 879
  • Total de cirugías ambulatorias: 25 mil 895
  • Cirugía Cardiovascular: 787

Hemodiálisis

  • Pacientes con tratamiento dialítico: 14 mil 119
  • Salas de hemodiálisis funcionando: 54

PAMI: Nacidos vivos: 29 mil 333

Vacunación: Total de dosis de vacuna aplicadas: 681 mil 825

Trasplantes: 19 renales y 6 de córnea

Consultas Médicas y Estomatológicas

  • Total de consultas médicas en Cuba: 31 millones 738 mil 008
  • Consultas médicas en Atención Secundaria y Terciaria: 2 millones 221 mil 211
  • Consultas médicas en Atención Primaria: 29 millones 516 mil 797
  • Consultas estomatológicas: 3 millones 267mil 438.

Estos indicadores no son simples cifras, sino que traducen esfuerzo, constancia, desvelo de miles de profesionales de la salud en todas las áreas que mantuvieron activo el sistema, en medio de una circunstancia epidemiológica compleja. Un esfuerzo que lejos de relajarse se incrementa, con el conjunto de medidas sanitarias que se vienen implementando y se continuarán adoptando en las distintas fases, hasta la normalización de la situación.

Aprovecho para reiterar entonces el reconocimiento a todos los trabajadores del sistema de salud, en todas sus áreas, a los estudiantes de medicina, a los jóvenes que han dado el paso al frente en los centros de voluntarios. Toda la sociedad le agradece por cuidar de los enfermos y por arriesgar sus propias vidas en el cumplimiento solidario del deber.

El Ministro continuó su intervención haciendo referencia a las medidas para la atención a pacientes confirmados con COVID-19:

FASE 3:

  • Se habilitarán salas de infeccioso y un cubículo aislado en la unidad de cuidados intensivos, al menos en un hospital para adultos y otro pediátrico por provincia.
  • Mantener centros para la atención a pacientes sospechosos, contactos y viajeros para dar respuesta a los eventos epidemiológicos que se presenten.
  • Reforzar el desarrollo de los servicios de cuidados intensivos.

Medidas de control en los hogares de ancianos y centros médico-psicopedagógicos.

FASE 2:

  • Reabrir las casas de abuelos y el servicio de seminternado en los hogares de  ancianos y los centros médico-psicopedagógicos.
  • Se retoman los pases a los internos. A su regreso, permanecerán por 14 días en la sala de cuidados sub-agudos.
  • Reiniciar los ingresos en las instituciones sociales y centros psicopedagógicos. A su entrada, permanecerán en la sala de cuidados sub-agudos por 14 días, y de haber sido positivos a la COVID-19 o contacto, se les repetirá el PCR antes de incorporarse a la institución.

Prioridades para la ciencia e innovación tecnológica:

  • Dar continuidad a las investigaciones e innovaciones en ejecución, así como generalizar las mejores experiencias. o
  • Incrementar las actividades de desarrollo del Sistema Nacional de Salud.
  • Extender a grupos poblacionales de riesgo el uso de medicamentos preventivos cubanos, de probada efectividad en el tratamiento a la COVID-19.

Medidas para la docencia médica:

  • Los exámenes estatales del pregrado de todas las formaciones culminaron el 16 de julio de 2020.
  • Las graduaciones se realizaron según decisiones de los consejos de defensa provinciales.
  • El curso 2019-2020 recesa en agosto y reinicia en septiembre, con las asignaturas que requieren actividad presencial, para concluir en las ocho semanas siguientes.

Al abordar el tema de la Colaboración Médica Internacional expresó:

No podía dejar de mencionar el profundo orgullo que sentimos hace apenas unas horas, cuando se iluminó el edificio más emblemático de Turín en homenaje a Cuba y su personal de salud, un agradecimiento sincero a la brigada médica Henry Reeve y a Cuba, por la asistencia brindada a la región de Piamonte en el enfrentamiento a la epidemia de la COVID-19.

Lo curioso es que el alumbrado de la Mole Antonelliana, fue excepcional, pues solo se ilumina en pocos y muy especiales momentos de celebración. Y en esta ocasión por primera vez en la historia, esta edificación que es símbolo de Turín y de Italia, lo hizo con el nombre de un país extranjero, Cuba. Ello demuestra el profundo y positivo impacto de la labor solidaria la Brigada Henry Reeve en este país; una labor meritoria, humana, que ha sido reconocido en el resto de las naciones donde han prestado colaboración nuestros médicos y enfermeras.

Pero no es solo en Turín, nuestros profesionales continúan recibiendo el cariño y la admiración de los pacientes y autoridades por la labor de humanismo y amor con que están trabajando.

Continuó: Entre las brigadas Henry Reeve y las brigadas médicas hemos estado en 73 países, de ellos en 15 por primera vez. En total 44 brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve han trabajado en 37 países con la participación de 3 mil 750 profesionales, de ellos 2 mil 399 son mujeres (64%). Atendiendo a 244 mil 463 pacientes,  7 mil 799 con los signos más graves de la enfermedad, han sido salvados realizando un millón 39 mil 422 procederes de enfermería.

Por otra parte las brigadas médicas que tenemos en 58 países han atendido 79 mil 406 pacientes con la COVID-19 y han logrado salvar a 13 mil 515, realizando además 270 mil 505 procederes de enfermería.

Al referirse a la estrategia económico social para el impulso de la economía de nuestro país, destacó que también se previeron acciones para el perfeccionamiento del sistema de salud. Su propósito es continuar mejorando el estado de salud de la población cubana, incrementar la calidad y la satisfacción de la población con los servicios y trabajar por hacer eficiente y sostenible el sistema, garantizando su indetenible desarrollo. Igualmente asegurar que el país esté en capacidad de continuar con éxito el enfrentamiento a las enfermedades que azotan al mundo y a Cuba, a la par de mantener nuestra vocación solidaria. Y para su cumplimiento expresó que se aplicarán medidas encaminadas a:

  1. Garantizar una atención médica de calidad, en correspondencia con los principios y valores de la salud pública cubana. Fortalecer la Atención Primaria de Salud, los servicios hospitalarios, los servicios de cuidados intensivos, así como los programas trazadores (PAMI, Transmisibles, Crónicas no Transmisibles) entre otros.
  2. Fortalecer las actividades de higiene, epidemiología y microbiología para la prevención y el control de las enfermedades transmisibles y no transmisibles.
  3. Incrementar el impacto de las investigaciones y las innovaciones en la modificación del estado de salud de la población cubana.
  4. Asegurar la calidad en los servicios de salud, avalada por la habilitación, certificación y acreditación de profesionales e instituciones de salud y garantizar el desarrollo científico, profesional y tecnológico.
  5. Formar profesionales integrales y pertinentes que respondan a necesidades de atención e investigación.
  6. Garantizar los compromisos internacionales en el campo de la cooperación médica.
  7. Garantizar el desarrollo informático en salud así como los recursos informativos y de comunicación institucional para el acompañamiento del desarrollo integral del sistema.
  8. Garantizar la utilización eficiente de los recursos, el ahorro y la eliminación de gastos innecesarios.
  9. Aplicar la gestión efectiva de los suministros de los medicamentos en correspondencia con el cuadro de salud de la población. Desarrollo de los servicios farmacéuticos y del Programa de Medicina Natural y tradicional.
  10. Aprovechar todas las enseñanzas de la COVID-19 en cuanto al encadenamiento  productivo con la industria y el vínculo con la ciencia.

No podemos ignorar la situación global, aunque nos cueste aceptarlo, el virus seguirá acechando a la humanidad por algún tiempo y la única vacuna que disponemos contra él en estos momentos es asumir con responsabilidad el comportamiento de cada uno de nosotros.

Por lo cual, señaló, el uso del nasobuco, el distanciamiento físico y las medidas de higiene (principalmente la desinfección de las manos), estos tres comportamientos simples podrían detener la mayor parte de los contagios de COVID-19. El cumplimiento de las medidas es lo que evitará nuevos brotes, enfatizó.

Si bien en el país transita por una etapa que hemos llamado de la recuperación pos-COVID-19, eso inevitablemente conduce a que muchos lo asocien a una etapa posterior, o después a la COVID-19, eso para nada quiere decir que hemos superado la enfermedad. No podemos tener la idea o sensación de que ya lo rebasamos, de que no hay problema, pues el peligro sigue latente, expresó el Titular.

Sería imperdonable que después de haber batallado tanto durante estos difíciles meses, pasemos de una percepción y conciencia de riesgo, a una situación de total o casi total indiferencia o imprudencia de nuestra población.

En sus consideraciones finales el Ministro de Salud insistió que cuidarnos entre todos sigue siendo uno de los mayores retos, sobre todo en momentos en que la vida del país poco a poco va regresando a la normalidad y muchas de las personas que se diagnostican son asintomáticas (55%).

De la responsabilidad individual de cada uno de nosotros depende también en gran medida cortar caminos a la transmisión de la enfermedad e ir recobrando, cada vez en mayor medida, el ritmo habitual de nuestra vida económica y social.

Al finalizar Portal Miranda recordó las palabras de nuestro Presidente de la República, Miguel Díaz- Canel Bermúdez, quien ha reiterado que no confiarnos ante la COVID-19 continúa siendo un desafío, y que tenemos que trabajar también con todo rigor en esta fase de recuperación.

Si no cooperamos entre nosotros y cada ciudadano no cumple con lo establecido, defendiendo su salud, la de su familia, el vecino, su compañero de trabajo o estudios, en un gesto responsable y solidario, podríamos retroceder en lo logrado y eso sería imperdonable.

Clasifique el contenido.
[Total: 3 Average: 5]
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *