Díaz-Canel: “Ustedes han llevado a las misiones una luz de esperanza, una luz de afecto”

Foto: Estudios Revolución

En horas de la mañana de hoy, el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, sostuvo un encuentro con los miembros de las Brigadas Henry Reeve que regresaron de Turín región de Italia y de San Vicente y las Granadinas, para darles la bienvenida oficial a la Patria e intercambiar sobre las experiencias vividas en esos países.

En el encuentro participaron además el Primer Ministro cubano Manuel Marrero Cruz, el Viceprimer Ministro Roberto Morales Ojeda, el Ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez Parrilla, el Ministro de Salud Pública Dr. José Angel Portal Miranda, el Ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera Rodrigo Malmierca; el General de Brigada Francisco Martínez Quintela, Jefe de los Servicios Médicos de las FAR y el Jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido, Víctor Gaute.

Luego de una actualización de la situación por la que transita el país, el presidente reiteró el reconocimiento al papel que ha jugado el sistema de salud cubano, los trabajadores del sector, las investigaciones científicas y el pueblo en general en la respuesta a la COVID-19, lo que ha permitido mostrar el resultado que se puede apreciar en estos momentos.

Durante el intercambio con los colaboradores, Díaz-Canel les reiteró el reconocimiento al trabajo realizado por ambas Brigadas en los países donde laboraron. Destacó que este encuentro tenía como interés fundamental el compartir las experiencias vividas por los cooperantes, durante el tiempo que apoyaron a ambas naciones en el enfrentamiento a la COVID-19.

Foto: Estudios Revolución

Tal fue el caso del Dr. Julio Guerra Izquierdo, Jefe de la Brigada Médica de Turín, quien inicialmente expresó el agradecimiento de todos sus compañeros y el suyo propio, por la oportunidad de poder intercambiar con el Presidente y transmitir sus vivencias. El doctor destacó que la experiencia más importante fue el impacto de la Brigada en el pueblo y profesionales de Turín, por su nivel de resolutividad, y por la diversidad de su composición, señalando que dentro de sus miembros se encontraban siete colaboradores jóvenes, que además cumplían con ésta, su primera misión internacionalista.

Al referirse al reconocimiento recibido por la profesionalidad con la que se desempeñaron en su labor, enfatizó, “(…) todo lo que hacíamos en Turín lo hacíamos en nombre de Cuba”, por tanto el reconocimiento es también hacia el pueblo cubano, al igual que se iluminó La Mole Antonelliana en honor a los médicos de Cuba que enfrentaron la Pandemia.

Al finalizar su intervención, el Dr. Guerra hizo entrega al Presidente del libro: “Cubanos en Turín: Apuntes desde la ciencia para el combate a la COVID-19”, el cual es el cúmulo de experiencias de los miembros de la Brigada, a lo que luego se sumaron experiencias de médicos italianos, así como cartas de sus pacientes, del Presidente del Gobierno Regional de Piemonte y de la Alcaldesa de la Ciudad de Turín.

Por su parte el Licenciado en Enfermería Leonardo Baños Carmona, enfatizó en la ventaja de que más del 80% de los enfermeros que componía la Brigada, tenían la experiencia en el enfrentamiento al Ébola. Señaló que durante su estancia pudieron aportar sus conocimientos al personal de enfermería italiano, en su mayoría muy jóvenes.

Para el Dr. Luis Miguel Osoria Mengana, de 29 años de edad ésta constituía su primera misión internacionalista, y comentó que la experiencia fue gratificante, pues tuvieron la posibilidad de enriquecer los conocimientos tecnológicos. Al finalizar su intervención, recalcó al Presidente que podía contar con los jóvenes para lo que hiciera falta.

Estandarte que se encontraba en la entrada de la Zona Roja en el hospital de Turín donde laboraron los miembros de la “Brigada Henry Reeve”, con las firmas de todos sus integrantes y de los médicos italianos.

Conmovedoras fueron las palabras de Enrique Ubieta Gómez, ensayista e investigador cubano que acompañó a la Brigada durante todo el tiempo que se mantuvieron en Turín.

Turín es una gran ciudad, conquistar una gran ciudad es difícil. Los pusieron a prueba y ellos demostraron que tenían un gran conocimiento, una gran capacidad.

Cuando el médico le toca la mano al paciente, cuando le habla con cariño, cuando la medicina va más allá, eso no es sólo ciencia, eso es humanismo, y eso lo conocieron con nosotros. Este método clínico, este rigor epidemiológico, esta cuarentena. Todas estas cosas, ellos la aprendieron de Cuba.

En nombre de los miembros que integraron la Brigada Henry Reeve que laboró en San Vicente y las Granadinas, el Dr. Osmani Machado Rojas, se refirió a la gran aceptación de los pacientes y del pueblo en general a la Brigada Médica Cubana.

Durante el encuentro las Brigadas entregaron al Presidente obsequios como muestras de respeto y admiración. En el caso de la Brigada que laboró en San Vicente y las Granadinas, le entregó la bandera cubana que los acompañó durante su estancia en ese país, y la Brigada que laboró en Turín, le obsequió la bandera de esta ciudad.

Foto: Estudios Revolución

El presidente agradeció las valiosas experiencias transmitidas y sobre todo, la labor desempeñada en cada uno de los países:

Ustedes lo que han llevado a las misiones es una luz de esperanza, una luz de afecto.

Al finalizar el encuentro, los colaboradores recibieron como obsequio una bata sanitaria con la marca país grabada, como símbolo de la gratitud del pueblo cubano. Antes de partir, el presidente reiteró en nombre de Cuba el agradecimiento hacia ellos, y les deseó un feliz retorno a casa.

Bienvenidos a casa, bienvenidos a la Patria, y apriétense los corazones porque donde quiera que lleguen van a encontrar muestras de reconocimiento”.

Clasifique el contenido.
[Total: 3 Average: 4.3]
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *