Menopausia, ¿enfermedad o naturalidad?

La convocatoria de un Día Mundial de la Menopausia, fue una  iniciativa de la Sociedad Internacional de Menopausia (IMS) que se celebra el 18 de octubre de cada año. Fue concebido para atraer la atención de las autoridades de todos los países y de sus profesionales, con vistas a incrementar la educación de las mujeres, y de la población en general, acerca de los factores de riesgo que puedan estar presentes en esta etapa de la vida y las implicaciones de éstos en la salud de las mujeres y la calidad de vida.

La menopausia es la etapa de la vida de toda mujer, donde desaparecen las menstruaciones. Suele ocurrir naturalmente, con mayor frecuencia después de los 45 años. Ésta se produce porque los ovarios de las féminas dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona.

El climaterio es un acontecimiento fisiológico, que se manifiesta de una forma evidente en el aparato genital por la pérdida de la función reproductiva, pero ese cambio incluye numerosos procesos que ocurren simultáneamente en diferentes órganos y sistemas. La preservación de la salud femenina es un objetivo fundamental de la medicina. Cada mujer merece un análisis pormenorizado de la totalidad de la historia clínica y estado de salud, considerando la probabilidad de que el proceso de envejecimiento requiere un tratamiento individualizado al margen del hecho fisiológico menopausia/climaterio.

La expectativa de vida de la mujer cubana está alrededor de los ochenta años. Como la menopausia sigue produciéndose en torno a los 47 – 50 años como promedio, la realidad es que la mujer vive 30 años más que a principios de siglo pasado y pasa una tercera parte de su vida en período posmenopáusico.

El climaterio exige una conducta activa que debe hacer énfasis en el diagnóstico médico social y en la prevención de factores de riesgo de osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, diabetes, depresión o cáncer de mama, así como en la búsqueda de posibles enfermedades afines.

Principales síntomas

  • Cambios de la figura corporal: los cambios metabólicos se asocian con la menopausia provocando el incremento de la grasa corporal, que se acelera si la mujer lleva una vida sedentaria. La manifestación de estos cambios varía según la mujer: en algunas se produce el aumento de peso mientras que en otras, la grasa se distribuye hacia diversas partes del cuerpo. Estos cambios pueden elevar el riesgo de diabetes y de problemas cardiovasculares.
  • Insomnio y sofocos: son unos de los principales síntomas Se detectan porque la mujer empieza a tener calor y ansiedad acompañados de sudoración y palpitaciones. El insomnio está relacionado con los sofocos. Su tratamiento puede mejorar la calidad del sueño. 
  • Ciclos irregulares: este síntoma es frecuente en la etapa previa a la menopausia y se mantienen hasta la última menstruación. A partir de ese momento empieza la menopausia. Generalmente son la última señal de aviso para la mujer sobre su llegada a esta etapa de la vida. Sin embargo, dependiendo de la mujer, los ciclos menstruales irregulares pueden empezar a producirse desde años antes de que se instaure la menopausia.
  • Osteoporosis: Es la desmineralización de los huesos que produce la reducción de masa ósea y que se intensifica por la pérdida de la acción protectora que las hormonas femeninas (estrógenos) ejercen sobre ellos. 
  • Alteraciones del estado de ánimo: cansancio, abatimiento, falta de concentración y de energía, irritabilida, ansiedad o agresividad. Estos son algunos de los estados por los que puede pasar la mujer durante la menopausia.
  • Sequedad vaginal: durante esta etapa disminuyen los estrógenos, lo que hace que disminuya la lubricación vaginal. Ello puedo provocar que el coito sea doloroso para la mujer.

¿Cómo controlar los factores de riesgo?

  • Realizar actividad física
  • Suprimir hábitos tóxicos
  • Alimentación saludable para evitar la obesidad y la hipertensión arterial.
  • Controlar el colesterol y los factores de riesgo para la osteoporosis
  • Tener en cuenta el tratamiento hormonal sustitutivo (THS), si se precisa de su empleo.

La menopausia no es el final, sino el comienzo de una etapa que como ya se planteó, ocupa casi la tercera parte de la vida femenina. En los inicios del nuevo siglo, donde llegar a los 70 es algo cotidiano, el climaterio debe ocupar el centro de atención. Es una etapa en la que la mujer puede vivir con menos tensión, pues ya no tendrá el riesgo o temor del embarazo, no requerirá métodos anticonceptivos, puede despreocuparse ya de la planificación familiar, cesan las molestias menstruales, ha disminuido la atención a los hijos, que se valen por sí solos, puede compartir con los nietos y mostrarse como una adulta mayor, dispuesta a disfrutar de su vida familiar, laboral y social a plenitud. Nuestro Sistema de Salud cuenta con consultas especializadas en  climaterio y menopausia, a nivel de los hospitales maternos ginecobstétricos provinciales, donde las mujeres y sus parejas pueden recibir atención e información, sobre cómo hacer placentera esta etapa del ciclo de la vida femenina.

Clasifique el contenido.
[Total: 5 Average: 3]
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido