Abrir puertas, sanar heridas, tender puentes, proteger la vida

Abrir puertas, sanar heridas, tender puentes, proteger la vida… han sido misiones esenciales de la Cruz Roja Cubana desde hace 113 años. Por eso queremos felicitar hoy a los más de 47 mil voluntarios —de los cuales son mujeres el 60%— que desarrollan sus tareas en todo el territorio nacional.

Sismos, epidemias, graves enfermedades, campañas de vacunación, huracanes devastadores… muchos son los espacios —desde las guerra de liberación hasta el proceso revolucionario—, donde los miembros de la Cruz Roja Cubana han dejado sus huellas, sobre todo con las acciones en que han tomado parte tras el triunfo del 1ro de enero de 1959.

Imprescindible ha sido en todos estos años su colaboración con el Estado y el Gobierno cubanos en el ámbito humanitario, fortaleciendo la formación de las brigadas sanitarias, promoviendo la preparación comunitaria en primeros auxilios, integrando brigadas de apoyo a otros países ante situaciones de desastres, y en muchos otros contextos, entre los cuales se destacan sus labores para ayudar a hacer frente a la epidemia de la COVID-19 en Cuba.

Sanar, auxiliar, acompañar, proteger… son banderas que han puesto siempre en alto y nos enorgullecen. Desde la educación comunitaria comparten saberes y contribuyen al enfrentamiento de diferentes peligros, apoyándose en los líderes comunitarios durante los procesos y trabajando siempre con la comunidad.

De eso y mucho más conocen bien quienes integran la Cruz Roja Cubana. Con altruismo, amor y entrega han respondido siempre al llamado de la nación, ante las más diversas situaciones, para proteger a nuestro pueblo, sin importar el escenario donde sean necesarios sus esfuerzos.

Clasifique el contenido.
[Total: 3 Average: 5]

Dr. José Angel Portal Miranda

Ministro de Salud Pública

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido