Envejecimiento y vejez, un asunto de toda la sociedad

El 29,4 % del total de fallecidos en siniestros de tránsito durante el 2018 y el 14 % de los lesionados fueron adultos mayores, cifras que apuntan hacia la necesidad de continuar elevando la prevención y la percepción de los riesgos en la vía; construir, reparar o desobstaculizar aceras para facilitar la circulación de los peatones, elevar los tiempos en pasos peatonales atendiendo a las necesidades de este grupo etario y fortalecer el papel y responsabilidad de la familia en el cuidado de las personas en esta etapa de la vida.

Lo anterior trascendió en el I Taller Universitario sobre Envejecimiento y Vejez. Hacia una mirada interdisciplinaria, durante el cual Reinaldo Becerra, secretario de la Comisión Nacional de Seguridad Vial, señaló que en los 10 070 accidentes del tránsito ocurridos el año anterior, en los cuales perdieron la vida 683 personas y otras 7 730 resultaron lesionadas, resulta significativa la participación de personas mayores, especialmente como peatones.

Incrementar la divulgación de todas las premisas de seguridad es, por tanto, una necesidad en este grupo etario, para lo cual se precisa de acciones en contextos como los círculos de abuelos, la cátedra del adulto mayor y las consultas médicas, donde los galenos deben aclarar a los pacientes los efectos de los medicamentos indicados sobre la visión y la atención, entre otros aspectos.

Otras experiencias sobre la educación en los adultos mayores, la protección legal, los cuidados, la participación ciudadana, la imagen mediática sobre la vejez y la vulnerabilidad, entre otros tópicos, fueron abordadas durante el taller, que fue encabezado por la Cátedra del Adulto Mayor de la Universidad de La Habana y contó con la intervención de docentes e investigadores del Centro de Estudios Demográficos, las Facultades de Derecho, Sociología, Biología, Comunicaciones y el Instituto de Diseño, además de la CUJAE, la ELAM y la UCI.

La premisa de que este es un asunto de toda la sociedad, la importancia de la participación de las propias personas mayores en la gestión de conocimientos de Salud que tributen a su autocuidado, así como el énfasis necesario durante el proceso de recuperación de los daños ocasionados por el tornado en la capital, en la atención de la reparación material y espiritual de la población mayor, fueron otros asuntos destacados en el taller.

Teresa Orosa, presidenta y profesora de la Cátedra, se refirió también al desarrollo de la Gerontología en Cuba desde su diversidad multidisciplinaria y a la necesidad a futuro próximo de encaminar proyectos bajo integraciones de carácter interdisciplinarios, todo ello, a favor del bienestar de las personas mayores.

Sobre ello también se pronunció la Doctora Martha del Carmen Mesa Valenciano, viceministra primera de Educación Superior, quien reflexionó en torno a la labor educativa dirigida a las personas mayores, así como la importancia de la integración de diferentes áreas universitarias en función de la investigación y formación profesional como parte de la política nacional de atención al envejecimiento demográfico.

Otros participantes que aportaron al debate e intercambio de experiencias fueron los especialistas del Centro de Investigaciones sobre el Envejecimiento, Longevidad y Salud (CITED), la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), el Ministerio de Ciencias Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), el Sindicato de Educación Provincial, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y los máximos representantes del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Sr. Rafael Cuestas, y de la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU), Fermín Quiñones; así como el doctor Alberto Fernández Seco, jefe de la Dirección Nacional del Programa de Adulto Mayor del MINSAP.

Tomado de: Granma

  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *